jueves, 30 junio, 2022

SÓLO SOY BOB DYLAN CUANDO TENGO QUE SER BOB DYLAN

1Maria_reventos_estudio

Robert Allen Zmerman, Bob Dylan, es muy probable que se lo pueda permitir. Sus letras, para algunos incluso merecedoras del Nóbel de Literatura, su maestría con el lenguaje para muchos y para otros, muchos también, su mera presencia en un escenario, hacen de sus actuaciones una experiencia no verbal universal y reconocida.

 

Pero la famosa frase del artista “yo sólo soy Bob Dylan cuando tengo que ser Bob Dylan” no es café para todos. Es posible que la comunicación no verbal no este presente en todo momento y a todas horas. También es cierto que hay profesionales muy expuestos a determinados públicos, y que sus gestos y expresiones han generado infinidad de anécdotas divertidas pero también malos momentos.

 

Un ejemplo de la preocupación la agen es el propio Obama. Parece ser que una de las preras “decisiones” del Presidente de Estados Unidos fue crear la oficina de fotografía de la Casa Blanca y para ello contrató a seis fotógrafos de gran prestigio, como Alice Gabriner, directora de fotografía de la revista Te, que se convirtió en la editora de ágenes de la Casa Blanca y subdirectora de la recién creada oficina o Rick McKay, que pasó USA Today y fue nombrado subeditor de la misma. Obama es muy probable que tenga que ser Obama las 24 horas del día.

Cuantitativamente, la comunicación no verbal es para muchos expertos más del 50 ciento de lo que comunicamos y expresamos, es carta de presentación y tarjeta de visita. Cualitativamente es muy difícil de evaluar.

Comunicar sin palabras también tiene sus ventajas; no hay que revisar la ortografía, las normas gramaticales son menos severas, la estructura verbal no es tan estricta y se pueden utilizar otros recursos que, bien empleados, sirven no sólo para dar la agen que se pretende, si no también como apoyo al discurso verbal.

 

Juntas de Accionistas, presentaciones, discursos, intervenciones en televisión, entrevistas… son situaciones empresariales que tienen una intensa carga de lenguaje no verbal.

 

Es muy notoria la tancia que tiene la comunicación no verbal a la hora de transmitir aquello que se desea. Porque una mirada, un gesto, una postura inadecuada puede, ejemplo, desdibujar un perfecto discurso. Si recordamos pequeñas cosas de manual encontramos divertidas definiciones de algunas expresiones como, que las cejas altas y juntas pueden significar preocupación y miedo, mirar hacia abajo puede ser signo de vergüenza, apretar los puños con fuera demuestra ira o levantar un hombro es que se esta mintiendo.

 

Para la comunicación de una empresa o institución es vital que el tavoz tenga una completa formación de cómo debe actuar ante diferentes situaciones. Debe ser consciente de la tancia que tiene todo lo que no se dice con palabras. La gestualidad cuenta más de lo pensamos, y si no se valora se pueden producir muchas sorpresas. Magnificas presentaciones con una increíble puesta en escena no han obtenido el éxito adecuado que se produjeron errores gestuales que de inmediato captaron la atención del público, muy enca del contenido e intención de las palabras. Esta claro que “una agen vale más que…”.

 

Mucho se ha escrito sobre este asunto. Darwin publicó un libro sobre las expresiones faciales, llamado Las Expresiones de las Emociones en Hombres y Anales. El naturalista indicó que las expresiones son universales entre la raza humana y que no tienen una raíz cultural especifica. Lo cual lleva a pensar que el lenguaje no verbal es universal, pero el verbal no lo es que depende del idioma.

 

“Yo solo soy Bob Dylan cuando tengo que ser Bob Dylan”, es probable que solo lo pueda ser Robert Allen Zmerman. Los demás tenemos que ser conscientes de que el dicho “los gestos nos delatan”, es más que una frase.

 

María Reventós

Consultora Senior

ESTUDIO DE COMUNICACION

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.