jueves, 9 febrero, 2023

Raza Nostra: inhumanos que expulsan clientes con hipoglucemia

Les pedí a mis hijos que corriesen. Eran las tres de la tarde y empezaba a encontrarme muy mal. Una hipoglucemia y casi me caigo al suelo. Habíamos salido de casa para ir a comer al centro comercial de La Vaguada, en ella hay un Raza Nostra y se puede ‘comer’.

raza nostra

Al llegar al restaurante veía que no llegaba. Me temblaban las piernas, sudaba una especie de gel, y tenía muchas ganas de dormir… claramente una hipoglucemia diabética, que puede desembocar en un coma diabético. Me siento delante del mostrador, en unas sillas desvencijadas que se caían y no se sostenían, y mal aparcado le pido al camarero por favor, que me traiga una coca-cola y unas patatas de bolsa… El joven se lía, no encuentra el vaso, ahora no ve el hielo, dónde está el limón… justo enfrente hay un Starbucks… me tiré al frigorífico y tomé un sanguis de lechuga con jamón y queso, y un zumo de naranja natural. Como pude, regresé a la silla de tortura de Raza Nostra y se me acerca el camarero, y con poca educación y menos humanidad me invita a irme de la barra, ‘por consumir comida de fuera’. Le expliqué que seguían sin servirme y que me había ido a por comida para no caerme al suelo. Insistió en que me marchase, que si no llamaba a la policía. ¡Qué fuerte! La verdad es que no la armé porque no me quedaba un soplo de vida. Le dije: ‘que pena que no esté el dueño’… Y me contesta que sí está en la cocina. Raza Nostra creo que nació en el mercado de Potosí, en el que este impresentable tenía una carnicería de las de todo a cien. ¡Así será la carne de Wayu! Jajajajaja. El propietario no respondió a mis peticiones y me dijo que: ‘en La Vaguada hay servicios médicos’. Pedí la hoja de reclamaciones y me la negaron, por lo cual ahora me marcho a ver si me la dan. Sólo invitar a los miles de diabéticos que padecemos las cabronadas de ésta silenciosa y maldita enfermedad, que no vayan a ver a los INHUMANOS de los vendedores de carne machacada de Raza Nostra. El sábado pudo ser mi último día. ¡Hay servicio médico! ¡Hijos del diablo!

Os cuento esta experiencia para que veáis el mundo en el que vivimos, mañana la hoja de reclamaciones publicada.

Besos a mis diabéticos.

ondaarcoiris ondamujer ondacro la sombra producciones prnoticias.com

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.