lunes, 15 agosto, 2022

Amnistía Internacional advierte sobre la falta de libertad de expresión en España

Amnistía Internacional ha presentado su informe anual en el que han querido resaltar un mensaje claro: “Tus derechos peligran: son tratados con absoluto desprecio por muchos Gobiernos del mundo”. Esas han sido las palabras de Shalil Shetty, secretario general de esta organización, y es que el balance del año 2015 ha dejado un panorama desolador en el que los refugiados han tenido un claro papel protagonista. Además, el presidente de Amnistía Internacional en España, Alfonso Sánchez ha querido hacer hincapié en el “desprecio” que existe hacia instituciones internacionales que “velan por el respeto a los Derechos Humanos, como la ONU, el Tribunal Penal Internacional o ACNUR”.

En lo que se refiere al informe, recoge que 61 países han encarcelado a presos de conciencia y que 19 de ellos han perpetrado crímenes de guerra o violaciones de las leyes de guerra, además de que 122 hayan perpetrado torturas y malos tratos a los detenidos. No es el único dato que este informe recoge al respecto. El balance que Amnistía Internacional hace de 2015 refleja que 156 defensores de los Derechos Humanos han perdido la vida durante el tiempo que estaban detenidos o víctimas de homicidios. En la misma línea, recoge que el 55% de los países analizados por la organización han existido juicios injustos.

Como no podía ser de otra manera, los refugiados han tenido un papel especialmente protagonista en este informe anual. Sólo el 3% del presupuesto de la Organización de las Naciones Unidas está dedicado a los Derechos Humanos, algo que le permite acoger a más de un millón de refugiados en los 48 países más ricos.

España y el “tirón de orejas” de Amnistía Internacional

El informe anual de 2015 de Amnistía Internacional saca dos tarjetas amarillas a nuestro país. Por una parte, afirma que España no es una excepción al “asalto global a los derechos y las libertades” después de haber aprobado leyes que cohíben el derecho a la libertad de expresión y de reunión pacífica, en una referencia clara a la Ley Mordaza.
La segunda queja de la que Amnistía Internacional se ha hecho eco en lo que respecta a nuestro país, es la reforma del Código Penal.

Estaban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España ha destacado que esta transformación hace una “definición de terrorismo tan vaga que hasta el Relator Especial de las Naciones Unidas para la libertad de expresión alertó de que podría penalizar comportamientos que hasta entonces no constituían delitos de terrorismo”, y ha recordado casos polémicos como el que vivimos hace unos días con los titiriteros de la Comunidad de Madrid, algo que ha catalogado como “desproporcionado”. Por motivos como este se ha catalogado la política internacional de España como un caso de “doctor Jekyll y míster Hyde”, en referencia al doble rasero que se desarrolla desde nuestro país.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.