jueves, 7 julio, 2022

Los Perfiles Falsos, o Trolls, tienen los días contados en Reino Unido

¿Quién teme al ‘Troll’ feroz? Una versión de la mítica canción que entonaban Los Tres Cerditos y que sirve, perfectamente, para ilustrar el miedo que existe contra estos intrusos de la red. Un desasosiego que puede tener los días contados, al menos en Inglaterra y Gales, países en los que la Fiscalía de la Corona lucha, de manera encarnizada, por crear una serie de medidas para frenar en seco la actividad de estas identidades falsas, a las que consideran indecentes, gravemente ofensivas o falsas y que dañan, de forma indiscriminada, a la víctima en la que ponen su mirilla.

De hecho, invitan a los magistrados a tener una visión más amplia, tanto a la hora de encontrar pruebas incriminatorias como en su examen posterior. Y es que, como bien aboga el Director Fiscal Británico, Alison Sanders: “El abuso en línea es cobarde y puede resultar muy molesto para la víctima”. Una afirmación defendida por una inmensa mayoría, la cual entiende que estos ‘trolls’ han dejado de ser un problema para convertirse en una amenaza. Todo gracias a una actividad que pasa por suplantar a sus víctimas para recoger, y posteriormente publicar, desde mensajes a fotografías comprometidas. ¿Su hábitat natural? Habitualmente Facebook (red social en la que se estima que existen decenas de millones de ‘fakes’) y Twitter, aunque también han comenzado a moverse en Linkedin, en busca de detalles más personales de los recolectados hasta la fecha.

Así, y como decíamos, el CPS, en su lucha contra estos ‘trolls’, advierte a los jueces que deben ceñirse a la normativa existente, siempre que los casos que les presenten estén incluidos en las tres categorías que recoge la ley, que son:

  1. Actividad que represente una amenaza real para el individuo.
  2. Porno vengativo, o cuando una persona el objeto de acoso.
  3. Comportamiento coercitivo de exparejas o familiares, al igual que aquellos que tienen como resolución la implantación de una orden judicial.

A estas, quieren incluir un cuarto caso, más “liviano”, que representa al momento en el que, bajo una identidad falsa, se muestran mensajes crueles que generen ansiedad en la persona atacada. De hecho, quieren que esto supere a la libertad de expresión. ¿Conseguirán que se les escuche? Y barriendo para casa… ¿Nos pondremos las pilas al respecto, de modo que podamos sentirnos más seguros en Internet?

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.