En la Tierra a lunes, 20 mayo, 2024

La Vecina Rubia: “Ser rubia es un gran poder que, si se sabe usar bien, abre muchas puertas”

Tras conocer la vida, y milagros, de Bob Estropajo, nos adentramos en los secretos que esconde la mayor defensora de los derechos de las rubias: @lavecinarubia. Junto a ello hemos conocido la necesidad de que haya más en política así como los 20 motivos por los que ser rubia… ¡Mola!

¿Cómo nació La Vecina Rubia?

La Vecina Rubia nace de la necesidad de dar voz a todas las rubias y, sobre todo, a las atrapadas en cuerpos de morenas que, en su día a día, hacen rubieces, muchas veces sin ser conscientes de ello.

Por cierto… ¿Eres de bote o, por el contrario, natural como los yogures?

Natural, como los desastres. Pero siempre defiendo que ser rubia es un estado de ánimo y que lo de menos es el color. En mi página hay, incluso, calvos atrapados en cuerpos de rubia que se sienten identificados con casi todas mis publicaciones (salvo cuando hablo de champús).

Casi 25.000 amantes de las rubias siguen tus pasos… ¿Esperabas que hubiese tantos por el mundo o la cosa es que no son todos y hay más que no se atreven a decirlo?

Mi labor es rubializar el mundo. Somos como los chinos: nadie nos entiende pero acabaremos dominando el mundo. Y si hubiese un apocalipsis zombie, las rubias salvaríamos a la humanidad porque ellos comen cerebros.

Tu perfil, a juzgar por lo que hemos visto, tira mucho de ironía… ¿Siempre has sido así o manda la evolución?

La ironía y la capacidad de reírse de uno mismo son reflejo de inteligencia. Y las rubias sabemos mucho de reflejos y de mechas. Yo vivo con el miedo de que se me oscurezca el pelo cuando leo un libro, pero luego me pongo un minuto de Telecinco y lo compenso.

Uno de tus mejores momentos llegó con la publicación de los 20 motivos de por que ser rubia mola… 

Puse veinte porque sólo sé contar hasta azul. Pero hay muchas más: si sabes pestañear fuerte, te evitas un montón de multas y si al final te la ponen, ser rubia es atenuante en el código de circulación.

Vemos que no te gustó ni el cambio de imagen de Instagram ni el de Los40… ¿Demasiado modernismo para una rubia clásica o simplemente es un mal día del creativo?

Creo que ambos creativos, así como muchos de los becarios que ponen mal los subtítulos en las noticias, son rubias.

¿Es cierto que ser rubia conlleva una gran responsabilidad?

Ser rubia es saber cuándo hacerse la tonta. Es un gran poder que, si se sabe usar bien, abre muchas puertas. Por eso las rubias no distinguimos Tiren de Empujen.

Podríais, por ejemplo, ser las próximas presidentas visto que no hay consenso. A lo mejor al ser una de vosotras…

Sin duda lo que necesita la política española es más rubias al poder. En mi programa electoral defendería cosas básicas, como por ejemplo:

– Beneficios fiscales para todas las chicas capaces de desmaquillarse todas las noches.
– No a los recortes en las peluquerías. Que sólo nos corten las puntas.
– Derogar la ley de la gravedad para no caernos con los tacones.
– Amnistía fiscal para las compras realizadas los últimos 5 días de la semana.
– IVA súper reducido para productos de primera necesidad como zapatos y bolsos.
– El himno de España pasaría a ser la canción de Imagina dar una Oreo a un vampiro.

Y son sólo unas pocas. Tengo miles de propuestas.

¿Al final te hiciste con la chaqueta amarilla del Zara, con la rosa o, como Errejon, te conformaste con la berenjena?

Las que todavía no tenemos la chaqueta amarilla de Zara, somos la resistencia.

¿A dónde irás este verano si, para no perder ese rubio que adoras, no eres playera?

Yo no voy a la playa porque dicen que te pones morena y yo quiero seguir siendo rubia, pero este año quiero ir a un paraíso fiscal.

¿Cuál es el primer tuit que escribiste? ¿Lo recuerdas?

Ni siquiera recuerdo el color del último par de zapatos que he comprado, y eso que ha sido online mientras hablo contigo. Eso sí, recuerdo mi primera vez en Twitter. Estuve un día y pensé: “No me entero de nada”. Y volví como a los 6 meses, hace 3 años, y me enganché como se te enganchaba el pelo al tornillo de atrás de la silla del pupitre en el colegio.

¿Se suelen quejar mucho de tus comentarios o eres una buena rubia y no te metes en líos?

Las rubias somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario. Suelo discutir bastante por temas políticos con gente que no entiende que mi página es de humor y soy muy irónica y, además, con la gente extremista en general. Reconozco que me gusta el barro y que podría ser una gran tertuliana.

¿Alguna vez has tenido que agachar la cabeza y pedir perdón por algo que has escrito? 

Siempre intento no ofender a nadie por mucho que me guste la polémica y me da rabia que las mejores respuestas a las discusiones se me ocurran tres horas después de haberlas acabado y sabiendo que podría haber ganado.

Además de Twitter, eres una rubia muy activa en Facebook e Instagram… ¿La primera no es suficiente red para ti?

Son redes totalmente diferentes. En Facebook somos más de 200.000 y puedo escribir textos más largos. Allí comparto mi Querido diario donde puedo dar rienda suelta a mis auténticas rubieces y contar mis historias con el chico que me gusta. Y en Instagram puedo demostrar mi dominio absoluto del Photoshop, aunque los envidiosos dicen que es Paint.

¿En cual te sientes mas cómoda? 

Me siento cómoda en todas, pero yo es que voy cómoda sobre tacones de 12 centímetros. Para mí todas las personas que me leen cuentan, sea donde sea. Es gente que me acompaña cada día, que me dice que les alegro las mañanas, que me hacen sonreír y que comparte sus rubieces conmigo. En las redes me siento como pez en el agua. Pero como un pez bonito, sushi o algo así.

¿Qué otros pelos, rubios, morenos o castaños, te gustan tanto como para dedicarles tu tiempo?

Me gustan mucho los pelos de mi perro, menos cuando los tengo que aspirar.

¿Qué vida lleva La Vecina Rubia cuando no esta frente a alguna de estas redes?

La normal de cualquier chica de mi edad: Bebo a deshoras, compro compulsivamente, navego en mi yate e intento conquistar al chico que me gusta.

¿Por qué ese nombre?

Porque todos tenemos una vecina rubia, y si tú no la tienes, es que eres tú.

¿Qué haría una rubia como tú si cerrase Twitter? Y mejor… ¿Cuál sería tu esquela Tuitera?

El otro día me dijo mi padre que me había llegado una carta donde decían que me habían embargado la cuenta. Fueron unos momentos muy duros pensando si se refería a la de Twitter o a la de Facebook. Menos mal que al final era la del banco. Mi epitafio en ambas sería: “No hagáis los videotutoriales de YouTube en casa”.

Por último… ¿Un mensaje para La Mujer de Rosa?

El secreto de un buen maquillaje es que no se note que vas maquillada.

Seguiremos Informando…

NOTICIAS RELACIONADAS

Relacionados Posts

Premiados de la XX edición de 'Los mejores de PR'

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.