En la Tierra a martes, junio 18, 2024

El pronóstico de los pacientes con mieloma ha cambiado hacia la cronicidad con largos periodos de supervivencia libre de progresión

Con el objetivo de explicar a los pacientes y a sus familiares qué es el mieloma múltiple (MM), los tratamientos actuales y futuros, y las complicaciones relacionadas con la enfermedad y con los tratamientos, se ha celebrado en Madrid la II Jornada de Mieloma Múltiple bajo el lema ‘La pasión que nos une es curar el mieloma’, organizada por la Comunidad Española de Pacientes con Mieloma Múltiple (CEMMP) con la colaboración de Celgene, Janssen, Takeda y Amgen, y que ha contado también con el aval científico de la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH).

En concreto, los principales investigadores de este tipo de cáncer en España y otros profesionales implicados en el abordaje de la enfermedad han acercado el presente y futuro del mieloma a más de 100 asistentes. En palabras de Teresa Regueiro, presidenta de la CEMMP, “nuestro objetivo principal como asociación es la información sobre el mieloma. Pensamos que el conocimiento de la enfermedad nos ayudará a combatirla mejor”.

El mieloma múltiple es, por definición, un cáncer de sangre incurable. En concreto, el tumor afecta a la médula ósea, en el interior de los huesos, donde existe un crecimiento anormal de células plasmáticas que pueden aparecer en otras localizaciones, de ahí el nombre de múltiple. Con una incidencia de entre 3-5 casos por cada 100.000 habitantes al año, a nivel mundial entra dentro de las denominadas como enfermedades raras. En España se estima que hay alrededor de 12.000 pacientes, con más de 2.000 nuevos casos al año, cifra que representa el 1% de todos los cánceres y el 10% de los de sangre.

Avances en el tratamiento del mieloma múltiple

En los dos últimos años se ha avanzado hacia la cronicidad de la enfermedad, frenando su evolución y mejorando los síntomas, permitiendo a los pacientes tener largas remisiones y convivir con el mieloma con una buena calidad de vida. Como explica el Dr. Jesús San Miguel, director de Medicina Clínica y Traslacional de la Universidad de Navarra (UN) y director médico de la Clínica Universidad de Navarra (CUN), “en los últimos 5 años se han aprobado 7 fármacos nuevos para el tratamiento de estos pacientes, entre los que destacan los anticuerpos monoclonales por su mecanismo de acción diferencial”.

Los nuevos fármacos, el uso de anticuerpos monoclonales y las nuevas combinaciones, así como un mejor conocimiento sobre las causas de la enfermedad harán mejorar aún más el pronóstico del MM, auguran los expertos, que recalcan que el objetivo principal es que los pacientes vivan el mayor tiempo posible con la mejor calidad de vida posible. “El perfil de la persona con mieloma no ha cambiado desde el punto de vista clínico, pero sí desde el punto de vista de la información que tiene sobre su enfermedad y sobre las propias necesidades, hoy en día los pacientes con mieloma son conscientes de que pueden vivir muchos años con alta calidad de vida y que incluso un porcentaje de ellos puede lograr la curación”.

Por su parte, el Dr. Joan Bladé, hematólogo especializado en mieloma del Hospital Clínic de Barcelona, ha sido el encargado de acercar los avances experimentados con el trasplante autólogo de médula ósea (autotrasplante) como tratamiento complementario a los buenos tratamientos que ya existen.

Entre el 35 y el 40% de pacientes con mieloma se somete a trasplante. “La mitad de los pacientes tiene más de 65 años y otras enfermedades que impiden la práctica del trasplante”. El candidato idealmente es menor de 65 sin enfermedades, y entre 65 y 70 sin comorbilidades graves. Para los pacientes más jóvenes y siempre que se pueda, afirma, “es absolutamente recomendable junto con el mejor de los tratamientos que exista, ya que más del 50% de los pacientes que se somete a trasplante obtiene una remisión completa y algunos podrán estar potencialmente curados”. “Sin trasplante”, matiza, “la eventual curación es más difícil”.

En concreto, “respecto a la supervivencia con trasplante”, apunta el doctor Bladé, “la media está entre 8 y 10 años, y la supervivencia libre de progresión, es decir, que no ha reaparecido la enfermedad, está en torno a los 5 años”, recalca el experto.

Complicaciones óseas en el Mieloma Múltiple y la importancia del diagnóstico precoz

Respecto a las consecuencias de la enfermedad, se apunta precisamente a la proliferación de las células plasmáticas que pueden depositarse en otros tejidos, dañándolos. En concreto, las principales complicaciones relacionadas con este tipo de cáncer son la insuficiencia renal y las lesiones óseas. Es en el momento en el que el mieloma presenta síntomas cuando se decide iniciar tratamiento.

El Dr. Ildefonso González, responsable de la Unidad de Cirugía de Columna Vertebral del Hospital R. Universitario Reina Sofía de Córdoba, ha explicado que las complicaciones óseas forman parte de la evolución natural de esta enfermedad en la mayoría de los casos. De hecho, “el 90% de los pacientes con MM sufre lesiones óseas durante todo el periodo de la enfermedad que incrementan su morbilidad”.

Aunque el pronóstico y la calidad de vida de los pacientes con MM han cambiado hacia la cronicidad con mejor calidad de vida gracias al carácter multidisciplinar de la enfermedad, de acuerdo al doctor González, desde la especialidad de traumatología lo que más preocupa en el manejo del paciente con MM es su detección precoz. “Tenemos que trabajar más en el reconocimiento de estas lesiones precozmente, ya que pueden ser los primeros signos de la presencia de la enfermedad MM y deben ser orientadas correctamente para su estudio clínico y tratamiento por el hematólogo/oncólogo”.

La importancia de la genética y otros factores pronósticos

Casi todos los pacientes con MM presentan anomalías citogenéticas y el diagnóstico  citogenético al diagnóstico es un factor pronóstico importante. “Más recientemente”, explica Mª José Calasanz, catedrática de Genética y directora del Servicio de Análisis Genéticos en la Universidad de Navarra, “se ha demostrado que aproximadamente dos tercios de los pacientes con MM tienen ≥1 oncogenes recurrentemente mutados, que pueden ser potenciales dianas terapéuticas y ofrecen la oportunidad para explorar la medicina personalizada en MM”.

Un reto actual, prosigue, es definir a los pacientes con MM precoz de alto riesgo que sean candidatos para el tratamiento inmediato. “Técnicas como citometría de flujo multiparamétrica, métodos moleculares como asoPCR o NGS, tomografía computarizada por emisión de positrones son necesarias para una  vigilancia óptima y poder ajustar el tratamiento. Cuanto  mejor es la calidad de la respuesta, más tiempo de  supervivencia”, insiste.

De acuerdo a Calasanz, aunque el MM sigue siendo incurable, el diagnóstico, manejo clínico, la mejor clasificación pronóstica, mayor conocimiento genómico, y el desarrollo de nuevos fármacos están en una fase de gran conocimiento e integración para trasladarlo a la práctica clínica, desarrollándose estrategias de tratamiento personalizadas, con el fin último de lograr un beneficio para el paciente, aumentar así su supervivencia, o incluso avanzar hacia su curación.

NOTICIAS RELACIONADAS

Relacionados Posts

Premiados de la XX edición de 'Los mejores de PR'

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.