viernes, 22 enero, 2021

La plantilla de ‘El País’ considera inviable compaginar el ERTE con la implantación del muro de pago

Prisa atraviesa momentos difíciles. La crisis mundial desatada por el coronavirus ha afectado de lleno a la compañía, que ha sufrido un desplome en sus ingresos publicitarios de un 70-80%. Esta drástica reducción de la inversión publicitaria ha provocado que la empresa optase por poner en marcha dos ERTE que afectarán a todas sus marcas, una decisión que ha causado una notable perplejidad entre los trabajadores de El País, que no entienden como la editora apuesta por una medida de este calado en plena reimplantación de su muro de pago.

Tal y como explicó Manuel Mirat, consejero delegado de Prisa, dichas medidas se terminarán de concretar en el proceso de negociación con los sindicatos durante las tres próximas semanas, por lo que su aplicación se retrasará hasta principios de mayo. De este modo, el ERTE coincidirá con la reactivación del muro de pago de El País, que tuvo que ser suspendido tras el estallido de la pandemia en España. Dicha circunstancia provoca asombro y desconcierto entre los empleados del periódico, que no se explican cómo el diario pretende implementar un modelo de negocio basado en la calidad al mismo tiempo que impone recortes a su plantilla.

Este descontento también se ha trasladado al Comité de Empresa de El País, que ha manifestado su rechazo hacia la medida adoptada por Prisa aunque puntualiza que “se abre a negociar con la empresa cuando esta concrete su propuesta”. Por el momento, la idea que maneja el grupo es aplicar en todas sus compañías dos ERTE, uno que se prolongará hasta finales de año y que conllevará una reducción del sueldo de entre un 10 y un 15% para todos sus trabajadores y otro de tres meses al conjunto de la plantilla que en este momento no desarrolla ninguna actividad.{wbamp-show start}

 sede-de-el-pais-en-madrid (1) (1).jpeg{wbamp-show end}

Prisa comunicó este martes la noticia a sus empleados a través de una carta firmada por Manuel Mirat. En la misiva, el directivo recalcó que la aplicación de estos expedientes “no es una decisión agradable” y justificó su aplicación esgrimiendo la necesidad de “salvaguardar la estabilidad del grupo y mantener sus casi 9.000 puestos de trabajo”. “Soy consciente de que este anuncio llega en un momento muy difícil, en el que todos estamos haciendo un esfuerzo extra para sacar el trabajo adelante. Te agradezco enormemente este esfuerzo y te pido tu apoyo y confianza en las próximas semanas”, añadió el CEO.

Más allá del anuncio de la puesta en marcha del ERTE, hay otro aspecto del texto enviado por Mirat que ha desagradado tanto a los integrantes de la redacción de El País como al resto de trabajadores de Prisa. Se trata del punto en el que el consejero delegado del grupo explica que ha dado la orden de “suprimir todos los gastos no esenciales para la publicación de nuestros medios y contenidos educativos y la emisión de nuestras radios”, una decisión que los empleados no entienden por qué no se ha tomado antes teniendo en cuenta el complicado momento a nivel empresarial que atraviesa el grupo en los últimos tiempos.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.