domingo, 25 octubre, 2020

EL GURÚ DE SÁNCHEZ FUE EL AUTOR DEL RIDÍCULO DE LAS 24 BANDERAS. MADRID CENTRO DE LOS ATAQUES

Redondo con sus banderas ridiculiza a Ayuso, y desvía la mirada sobre la catarsis de Sánchez

Iván Redondo y Pedro Sánchez. Foto: La Moncloa

Una semana atacando a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, por tierra, mar y aire y resulta que el bochorno de las 24 banderas fue ni más ni menos que idea del gurú de Sánchez, Iván Redondo, según El Mundo.

El jefe de gabinete del presidente, aspirante al Óscar como actor secundario del House of cards cañí, fue quien orquestó y ordenó trasladar desde Moncloa las 24 enseñas para adornar el encuentro entre los presidentes. Y como siempre en Redondo, nada es original. En este caso, la idea fue copiada ni más ni menos que de los asesores de Donald Trump en su encuentro con el líder de Corea del Norte. ¡Quién nos lo iba a decir! Sánchez copiando a la bestia populista que tanto critica, el oprobio del Gobierno comunista de Pedro y Pablo.

La supuesta exaltación identitaria por parte de la presidenta regional ideada por Redondo, fue parte de la escenografía con la que quiso emular las artes del maquiavélico Doug Stamper, el jefe de gabinete del conspiranóico Frank Underwood en la serie norteamericana.

Aficionado a las películas de temática política, Redondo vive en un escenario permanente donde una vez plagia las ideas del ala Oeste de la Casa Blanca y otras, cualquier escena de ausencia de principios. Porque la ostentación de escenografía diseñada para que Ayuso recibiera a Sánchez fue el bochorno de la semana, sobre todo, después de comprobar que todo era un mal triller que no aguantó ni dos días en cartelera. Nos vendieron cooperación para frenar las muertes y la miseria en Madrid y sólo importaban las banderas. Nos convencieron de un impasse en la vergonzosa confrontación para ganar votos y hasta el portavoz del grupo Covid 19 dimitió por el hedor de la insoportable batalla por el poder.

El desastre en la gestión de la pandemia en la Comunidad de Madrid no es más que otra baza para que Sánchez sume la región a su poder territorial a costa de desgastarla. Cuatro días después de la pantomima de la Puerta del Sol, Redondo sacó a sus secuaces para amenazar a Ayuso, viendo que ésta no se amedrentaba y confinaba Madrid por completo. La destrucción económica de la región, la miseria, la revuelta en las calles contra Ayuso, organizada por sus socios de Gobierno le hubiera valido a Redondo una escena escalofriante con la que jugar a las películas de terror por los medios de todo el mundo y, de paso, tapar la vergüenza de la crisis institucional, sin precedentes en España, generada por Podemos y consentida por su jefe, el mago Sánchez.

salvador illa.jpg
EL MINISTRO ILLA ADVIERTE A MADRID. PERO CERRAR LA CAPITAL DE ESPAÑA SERÍA EL FINAL PARA LA PRIMERA ECONOMÍA ESPAÑOLA.

Lo primero aún no lo han conseguido, a pesar de que el ministro Illa se empeñe todos los días en arengar a las huestes para que el miedo ocupe las calles (“menos banderas y más enfermeras”, le gritaban a Ayuso, que no a Sánchez). Será el Gobierno el que cierre Madrid, si es que quiere hundir la Comunidad, lo que significaría que el desastre y sus consecuencias recaerían sobre Sánchez que, en lugar de contribuir a cambiar el rumbo de los contagios, como es su obligación como presidente del Gobierno, deja a su suerte a los madrileños, con una presidenta perdida. Illa no alarma con Navarra, ni con otras comunidades donde la tasa de contagios es también elevada. Illa instala el miedo en Madrid, siguiendo el guión de Redondo, que no es otro que perpetuarse en el poder con su jefe, aunque sea a costa de escenas obscenas y mensajes negros que, además, le valen para desviar la atención de la destrucción de las instituciones.

Los espurios intereses de Podemos para desgastar a la Monarquía, apoyados por Sánchez con el cinismo que le caracteriza; los indultos a cambio del apoyo a los Presupuestos Generales del Estado; el vergonzoso control de la Fiscalía (“pero, ¿de quién depende la Fiscalía?, presume Sánchez) para poner freno a los escándalos de Podemos y las denuncias al Gobierno por las muertes por Covid; la Ley de Memoria democrática para dividir al bloque de derechas; la discrecionalidad de los 140.000 millones que Redondo se encargará de repartir para mayor gloria de éste dentro del Ibex; la gasolina a los casos de corrupción del PP cuando la agenda se complica para el Ejecutivo; las okupaciones y todas las patrañas para limitar los derechos de los españoles bajo la cortina de humo de la pandemia.

“La incompetencia de los políticos españoles puede ser tan mortal como el Covid 19”, titulaba el New York Times, reconociendo el esfuerzo de los españoles y exhibiendo las vergüenzas de nuestra clase política. “Han culpado a la imprudencia de los jóvenes, a nuestra latina incapacidad para mantener el distanciamiento e incluso a la inmigración. Y, sin embargo, todo este tiempo tenían la respuesta mucho más cerca: nada ha facilitado la propagación del virus tanto como su propia incompetencia”, resalta. “El gobierno de Pedro Sánchez declaró victoria, organizó una escalada apresurada que incluyó la reapertura del turismo y devolvió las competencias sanitarias a las regiones autónomas. La responsabilidad pasó de un gobierno que había gestionado la pandemia con torpeza (…) a 17 administraciones que lo han hecho con desidia”. Esta es la Marca España. Y Sánchez jugando a los emperadores…

Redondo, amigo, dile a Sánchez que se ocupe de España, que si no los españoles dejaremos de creer en todo lo que tanto esfuerzo nos ha costado construir.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.