lunes, 30 noviembre, 2020

Las vacunas contra la COVID-19 provocan dudas entre la población mundial

Nature Medicine publica los resultados de una encuesta realizada a 13,400 personas en 19 países gravemente afectados por la COVID-19.

Investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), una institución apoyada por la Fundación ”la Caixa”, la City University of New York Graduate School of Public Health (CUNY SPH), el Vaccine Confidence Project de la London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSHTM), y Georgetown University Law School publican en la revista Nature Medicine un estudio que revela reticencias a nivel global a vacunarse contra la COVID-19.

Los datos se toman de la encuesta COVID-SCORE previamente validada. En una muestra de más de 13.400 personas de 19 países fuertemente afectados por el virus, el 72% de los participantes aceptaría vacunarse contra la COVID-19. Sin embargo, del 28% restante, el 14% se negaría a ello, mientras que otro 14% muestra dudas, lo que se traduciría en decenas de millones de personas que no se vacunarían.

Actualmente, se desarrollan más de 90 candidatas a vacuna contra la COVID-19, de las cuales la mitad se están probando en humanos. Al desafío de crear una vacuna segura y eficaz, producirla a gran escala y distribuirla de manera equitativa, se suma el obstáculo de la reticencia a vacunarse.

Falta de confianza en la vacuna contra la COVID-19

Según Jeffrey V. Lazarus, investigador de ISGlobal y coordinador del estudio, “el problema de las dudas generadas ante las vacunas depende principalmente de la falta de confianza en los gobiernos. Lo que hemos visto es que la confianza en las vacunas es mayor en los países en los que la confianza en el gobierno también es más alta”.

“Es necesario aumentar la confianza en las vacunas, así como la comprensión de cómo pueden ayudar a controlar la propagación de COVID-19 en nuestras familias y las comunidades donde vivimos”, afirma Ayman El Mohandes, decano de CUNY SPH y coautor del estudio.

La aceptación de la vacuna varía según la edad (más aceptación entre las personas mayores que en los menores de 22 años), el salario (mayor entre las personas con un salario superior a los 32 dólares al día) o el nivel educativo. Como dato curioso, el haber enfermado o tener familia que haya padecido la COVID-19 no aumentó la probabilidad de que la persona encuestada respondiera favorablemente a las preguntas sobre la vacuna.

Seguiremos informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.