domingo, 2 octubre, 2022

Beneficios del tratamiento con cámara hiperbárica en pacientes con secuelas post COVID-19

La oxigenoterapia hiperbárica es una disciplina médica reconocida. Implica la administración de oxígeno medicinal a alta presión, que debe ser inhalado por las vías respiratorias. Al respirar O2 al 100% y a alta presión, se reduce la respuesta inflamatoria, se regula el sistema inmune, mejora la circulación y aumenta la cantidad de oxígeno libre en plasma.

El doctor Alfredo José Pichardo, director médico de Clínicas Corner, explica que la oxigenación hiperbárica “es un tratamiento farmacológico. Al paciente se le administra oxígeno medicinal y su efectividad depende de varios factores. Fundamentalmente, de la presión que se administre en la cámara, del tiempo, de la duración de la inhalación en la que está respirando oxígeno puro al 100%, de la frecuencia con la que se dan estas sesiones y del total de aplicaciones que reciba el paciente”.

La oxigenación hiperbárica es beneficiosa como terapia complementaria en pacientes con síntomas persistentes tras ser dados de alta por COVID-19. Ya que tiene un potente efecto antiinflamatorio y regenerador sobre el sistema muscular óseo y neurológico.

Oxigenoterapia hiperbárica en pacientes que han superado la COVID-19

Irene Piñeiro, paciente de COVID-19 y usuaria de Corner Salud, superó el coronavirus sin asistencia hospitalaria pero con infinidad de secuelas. Con prescripción médica se sometió a un tratamiento de oxigenoterapia. “Me di 10 sesiones. Pasé de estar tumbada en la cama y no querer salir de la habitación porque no podía con mi cuerpo, a salir del tratamiento con oxigenación hiperbárica en Corner Salud y ponerme, incluso, a cantar”.

La cámara hiperbárica llega a aumentar hasta en 40 veces el oxígeno que transporta el paciente en condiciones normales. Según los expertos en medicina hiperbárica, la oxigenación cumple un papel importante dentro de los tratamientos con una mayor efectividad.

Irene Piñeiro explica que “ahora me puedo mover, puedo hacer una vida relativamente normal y hace tres o cuatro meses no podía. Yo recomiendo a todo el mundo que venga, que lo pruebe y que vea que funciona. En mi caso, podría decir que estoy al 80% y esto no lo ha conseguido el aire, lo ha hecho el oxígeno”.

Antes de someterse a un tratamiento con oxigenación hiperbárica, el paciente debe pasar un chequeo médico. Una vez dentro de la cámara, el paciente sólo sentirá una leve presión en los oídos que podrá controlar tragando saliva o moviendo la mandíbula.

Seguiremos informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.