jueves, 23 septiembre, 2021

LOS HÁBITOS DE CONSUMO HAN VARIADO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

La COVID-19 ha generado un nuevo consumidor, ¿cómo deben adaptarse las marcas?

LA CRISIS SANITARIA HA ACELERADO LA CONFIGURACIÓN DE UN NUEVO PERFIL DE CONSUMIDOR

La responsabilidad social, el cuidado de los recursos naturales del planeta, atención especial a los gastos, y una nueva búsqueda del bienestar, irán acompañados de un uso excesivo de los dispositivos móviles.

Las tendencias de consumo siempre han variado progresivamente a lo largo de los años. La crisis sanitaria y económica por la COVID-19 ha acelerado las tendencias y está modificando las dinámicas en muchos ámbitos de la economía. La nueva figura del consumidor está más preocupada por su seguridad y por su situación financiera, por ello es más selectiva en su gasto, más digital y sobre todo, mucho más consciente.

Alfonso Bastida y Christian Helmut, expertos en ventas, destacan que “la COVID-19 ha generando profundos cambios en los hábitos y preferencias de los consumidores. Las marcas deberán adaptarse a ellos de forma rápida y flexible para seguir generando confianza”. El nuevo consumidor ve la digitalización como una manera de mantener las medidas de prevención y, a la vez, mantener la conexión con otras personas y empresas.

A día de hoy, el cliente tiene acceso a multitud de detalles de los productos o servicios que quiere consumir, sin necesidad de salir de casa. El nuevo consumidor de la era pos-COVID es una persona totalmente dependiente de su smartphone a la hora de comprar y tiene, a un único clic, toda la información que necesita. Desde el lugar donde se ha fabricado el artículo, hasta los materiales, pasando por a qué destina los beneficios la empresa vendedora. Toda esta información ya no es ningún enigma.

Claves que definen al nuevo consumidor post COVID

1.            Consolidación del usuario digital. La COVID-19 y el confinamiento han da un gran impulso a lo digital y han dado lugar a nuevas tendencias de consumo en todo tipo de clientes.

2.            Un consumidor muy informado. En un contexto de aumento de la digitalización, cada vez más clientes tienen acceso a muchísima información de los usuarios. Este es un elemento determinante en la decisión de compra.

3.            La personalización del servicio o producto. El big data es una herramienta imprescindible, ya que es capaz de prever si nuestros hábitos de consumo cambian y el motivo por el que lo hacen. Los negocios saben dar un valor añadido a sus clientes y sobre todo generar una relación de confianza.

4.            Mentalidad marcada por la sostenibilidad. Cada vez son más los consumidores que exigen una transformación de los procesos empresariales hacia sistemas más sostenibles.

5.            Más exigente con las marcas. La pandemia ha supuesto un punto de inflexión en la relación de los consumidores con las marcas.

6.            Preferencia por la proximidad. Como consecuencia de las restricciones a la movilidad, los consumidores ahora prefieren los negocios cercanos. No hay duda de que estos establecimientos se han convertido en sus mejores aliados para cumplir las normas de seguridad sanitaria, además de aportar mayor comodidad.

7.            Nueva personalidad HIPER. Hiper-personalización, hiper-pertenencia, hiper-disponibilidad. El consumidor necesita sentirse especial, único. El nuevo cliente necesita poder ser partícipe de cualquier parte del proceso de compra y quiere decidir cuándo y cómo comprar y cuándo y cómo recoger su pedido.

+ de 21 AÑOS diciendo

Seguiremos informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.