miércoles, 5 octubre, 2022

RECELO ANTE SUS PROPUESTAS

Pedro Sánchez confía en un intervencionismo-no intervencionista para rebajar los precios

RESTAR PRESUPUESTO A LAS EMPRESAS CONLLEVERÁ FRENAR LA INVERSIÓN VERDE Y DIGITAL

 

Los críticos con el Gobierno no se fían de la cuadratura del círculo de Sánchez, mientras los consumidores quieren respuestas creíbles ya

Como San Pedro, que negó tres veces a Jesucristo, así se manifestó hoy Pedro Sánchez para tratar de reafirmar su no intromisión en el mercado eléctrico. ”No subvencionar el gas, no romper con los incentivos a renovables y no distorsionar el mercado”. Su plan respecto a la “no intervención”, para regular el precio de la luz (intervencionista según una parte de su Gobierno y una pléyade de opinadores) está pendiente de la concreción última.

¿Cuánto se topará el precio de gas destinado a la producción de electricidad? ¿Esa decisión es o no intervenir en el mercado? ¿Cómo afectará en la fijación de precio del mercado eléctrico? ¿Cómo se verán afectados los contratos ya firmados por los consumidores?  La decisión del Gobierno – la que sea- tendrá que pasar la prueba del algodón de Bruselas antes de llegar al Boletín Oficial del Estado.

La idea de Sánchez es cuajar la tortilla sin romper huevos. Propósito dificultoso, por no decir imposible, ya sea en una isla energética cierta o en una idílica ínsula propagandística de Barataria. Incidir, aunque sea parcialmente, en la definición de precios es intervenir. Restar presupuesto a las empresas conllevará frenar la inversión verde y digital, tan predicada como bandera electoral por el Gobierno.

Expertos en economía y energía cree que con la “no intervención-intervencionista” habrá menos capacidad de inversión. Los fondos y los accionistas que mueven el mercado y la inversión privada se detendrán ante un sector tocado por la mano gubernamental; la mano de Dios, que diría Maradona.

Son cada vez más los economistas que miran con recelo estas propuestas que, pese a una honesta y pretendida cercanía social a corte plazo y en un momento de crisis, pueden inferir efectos negativos a largo en las arcas públicas. La incertidumbre del inversor puede animar a cambiar de sector o de país.

En este juego de equilibrismo es en el que se moverá el Gobierno en los próximos días, con la mirada puesta mañana en el Consejo de Ministros, el miércoles en el Congreso de los Diputados -hasta ahora convidado de piedra- y la CE que tendrá la última palabra.

Casi con la misma amabilidad que se pronunció el presidente, hoy le han recordado en este coloquio un posible escenario de ralentización de inversiones por incertidumbres regulatorias.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.