lunes, 3 octubre, 2022

LA NUEVA POLÍTICA, QUE NADIE ENTIENDE, HACE ESTOS EXTRAÑOS COMPAÑEROS

Jaume Roures pasa de agitar los restos de Podemos a los pactos con la ‘cloaca’ de Villarejo

EL GEORGIE DANN DE LOS MEDIOS BAILA CON VILLAREJO Y FIESTAS INDEPES

roures jaume.jpg

La ubicuidad del empresario que no trabaja, sino que milita, ha alcanzado cotas inesperadas este estío. Bien es verdad que Jaume Roures nunca defrauda por su capacidad para subir el juego. Pero lo suyo con Villarejo es de medalla de oro.

Jaume Roures, otra mano mojando en el caldo gordo de José Manuel Villarejo. ¿Mojando?… Sí, y al mismo tiempo, salpimentando y moviendo la espumadera. Desde luego, nadie dirá que no le falta experiencia en ello después de todas las vicisitudes personales, empresariales y políticas del sujeto, al que cierta izquierda mediática que se rasga las vestiduras en los platós teme -salvo honrosas excepciones- más que un nublado.

Cada uno elige sus mitos, aunque los de algunos, para bien o para mal, se queden en pastaflora cuando uno se quita ciertos anteojos. Pero allá cada cuál con su conciencia, si es que tienen, que queda claro a la vista de los sucedidos que NO.

Su último hit veraniego, el de este Georgie Dann de los medios, aprendiz de Trostki que, sin embargo, ha ejercido de Ramón Mercader, ha sido el pacto con el sulfuroso Villarejo. La ‘bestia negra’ de su protegido (el de Roures), Pablo Iglesias, ha terminado siendo otro de los que comparten mesa y mantel con el magnate de Mediapro. El silencio de Iglesias al respecto, por cierto, confirma aquello de que, por mucha agitación y propaganda, quien paga manda. Lo de Galapagar no se paga solo, oigan.

El pacto -ya se da más que por hecho, aunque se tenía cierta certeza después de que algunos audios de esa Stasi unipersonal que era Villarejo acabaran en ‘Público’, el digital de Roures- tenía que estar aliñado con la presencia de Mónica Terribàs, el más destacado operativo ‘indepe’ a aquel lado del Llobregat. Así, todo queda en familia.

Tampoco hay de que extrañarse. ¿No hablamos del mismo Roures que, según recuerdan algunos del PP, intentó hacerle la rosca a cierto ministro del Interior rellenito y con gracejo, aficionado a las francachelas nocturnas, al enterarse de que la Guardia Civil le situaba como responsable de la ‘pata’ mediática del golpismo en Cataluña en 2017?

Las comidas -y las cenas- de Roures son bien conocidas en el ‘todo Barcelona’ y más allá, hasta el punto de que algunos ya le llaman, con mucha sorna, “nuestra Preysler trosko-indepe’. Cuentan quienes han estado en alguna de ellas que el sujeto es de morro fino, y bien que hace si se lo paga con su dinero. Aunque haya enviado a más de uno al FOGASA a que le paguen allí.

La conjunción de intereses Roures-Villarejo es tan fascinante como la de Javier Ayuso mojando en la salsa, entre ostra y blanco seco de Iparralde, o la de Patricia López, despedida en virtud de dicho pacto, sirviendo de rebote a los intereses de los espantajos de su antiguo patrón. Igual esto da para un libro en la Navona de Tatxo Benet y el propio Roures. Y si no, que nos lo arregle Benito (Berceruelo), aunque no tiene pinta de que Mediapro salga a Bolsa.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.