rss Canal spreaker Canal Ivoox Canal_Itunes Instagram Linkedin Youtube Facebook Twitter
Suscribirse a este canal RSS

Trébol desacredita a Sanidad para salvarle el cuello al cirujano que adquirió irregularmente una farmacia

Trébol desacredita a Sanidad para salvarle el cuello al cirujano que adquirió irregularmente una farmacia - 5.0 out of 5 based on 3 votes

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ya intentó excusarse de su “despiste” al permitir que un médico que aún no se había dado de baja como colegiado en la Organización Médica Colegial ni había solicitado la excedencia como cirujano en el Hospital Universitario Fundación de Alcorcón fuera dado de alta como farmacéutico en el Colegio de Farmacéuticos de Madrid y adquiriera la farmacia Trébol ubicada en la calle Hermanos García Noblejas número 21 de Madrid. Fuentes cercanas a esta institución argumentaron que la solicitud de renuncia a ejercer como médico no había sido tramitada y que el consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, lo habría encubierto por su estrecha relación con José Luis Granda, uno de los tres socios de Farmacias Trébol SL.

Ahora ha intentado maquillar el asunto Enrique Granda Vega, académico correspondiente de la Real Academia Nacional de Farmacia y primo de José Luis Granda. Enrique Granda ha remitido una carta a sus “buenos amigos” de Acta Sanitaria para “poner orden a la tergiversación difundida” por los medios de comunicación y por los farmacéuticos que, a través de sus perfiles en redes sociales, han denunciado que el doctor Daniel Vega Menéndez mintiese en la declaración jurada presentada ante la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid e incurriese en una de las prohibiciones contempladas en la ley.

Trebol Enrique Granda

En el Título VI de la Ley 19/1998 se especifica que el ejercicio profesional del farmacéutico en la oficina de farmacia, en cualquiera de sus modalidades, es incompatible con el ejercicio clínico de la medicina, la odontología, la veterinaria y cualquier otra profesión sanitaria acreditada; o con cualquier actividad profesional que impida la presencia física del farmacéutico en el horario normal de atención al público.

Enrique Granda Vega asegura en el texto publicado el pasado fin de semana que “no habría motivos para la intervención de los respectivos colegios o de la autoridad sanitaria”. Y se basa en que el doctor Vega Menéndez “ahora no ejerce como como médico sino como farmacéutico”. No opinan lo mismo ni Carlos Ibáñez, el director general del Colegio de Farmacéuticos de Madrid (COFM) ni la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Tan evidentes eran las pruebas que la Consejería de Sanidad tomó la decisión de abrir expediente y establecer la sanción oportuna contra el doctor Daniel Vega Menéndez.

El doctor Vega “mintió”: pruebas en documentos y grabaciones

Trebol Colegio de Farmaceuticos de Madrid

Tras la publicación del artículo que advertía sobre la irregularidad cometida desde Farmacias Trébol, Carlos Ibáñez aseguraba a prnoticias.com que el doctor Daniel Vega Menéndez “mintió”. “Firmó la declaración jurada asegurando que no existían incompatibilidades manifiestas, pero en el intervalo en el que él solicita la transmisión y le es asignada la farmacia sí era incompatible”, explica. Prueba de ello es que apareciera en la base de datos de la Organización Médica Colegial como colegiado número 282849559 siendo también colegiado farmacéutico, con número 22483. También evidencia este presunto delito la fecha con que aparece en el documento en el que se resuelve la baja del doctor Vega Menéndez como profesional de la Medicina.

Además, prnoticias.com conserva las grabaciones en las que tanto el personal de administración del Hospital Universitario Fundación de Alcorcón como el de la Clínica Fuensanta de Madrid no muestran observación alguna a la hora de establecer una cita para asistir a una consulta de Cirugía General y Digestiva con el doctor Vega Menéndez. Por motivos de confidencialidad y de respeto a la imagen de las personas que aparecen en estas grabaciones, hemos considerado oportuno mantenerlas bajo resguardo.

Quizá la intención de la intervención del académico Enrique Granda en este turbio asunto sea evitar a toda costa que se apliquen las sanciones contempladas para los casos en los que se comete “falseamiento, ocultación o inexactitud grave en la declaración de los datos que el Colegio de Farmacéuticos de Madrid deba conocer y que impida ejercitar las funciones que le están legal y estatuariamente atribuidas”. Las sanciones aplicables a este tipo de faltas, tipificadas como muy graves, incluyen “multa de tres a cinco cuotas anuales, suspensión del ejercicio profesional de seis meses a dos años, expulsión del Colegio y cancelación en el Registro de Sociedades Profesionales del Colegio”. Y es que, sería un duro golpe contra la propia unidad familiar. prnoticias.com ha averiguado que Esther Murias, mujer de José Luis Granda y socia de Farmacias Trébol, es la hermana de la mujer del cirujano en cuestión.

La carta íntegra de Enrique Granda Vega, primo de uno de los socios de Farmacias Trébol

“El Dr. Daniel Vega Menéndez es desde primeros de junio pasado el titular de una oficina de farmacia en la calle Hermanos García Noblejas, de la ciudad de Madrid. Hasta aquí una noticia que podría resultar escandalosa para médicos y farmacéuticos que han entendido siempre que la separación del ejercicio profesional es una garantía imprescindible desde el punto de vista deontológico para la atención a los pacientes. Si la información se acabara aquí, habría motivos para la intervención de los respectivos colegios y hasta la autoridad sanitaria, pero como es lógico, ahora el Dr. Vega no ejerce como médico sino como farmacéutico, ya que también es licenciado en Farmacia.

La cuestión es bien sencilla y acaba con todo sensacionalismo: El Dr. Vega solicitó y obtuvo excedencia en su plaza de cirujano en el Hospital de Alcorcón previamente a la autorización de funcionamiento de su farmacia y ahora ejerce como farmacéutico con conocimiento de todas sus circunstancias personales por la Consejería de Sanidad y por el Colegio de Farmacéuticos de Madrid. Su caso no es el primero, ni será el último, en el que un farmacéutico oriente su vocación hacia la medicina o un médico hacia la farmacia.

Desde el siglo XVIII se han dado numerosos casos, precisamente en algunos de los médicos y farmacéuticos más brillantes, que han modificado su vocación inicial para el ejercicio de una u otra profesión. El Dr. Vega es uno de ellos. Se licenció en medicina y cirugía en la Universidad de Oviedo; obtuvo el número uno de su especialidad, tras la prueba MIR, e ingresó en el hospital de Alcorcón en una plaza de cirujano general. También se hizo doctor en medicina, título que no abunda entre quienes normalmente se llaman doctores sin serlo, pero la carrera de Farmacia, en la que obtuvo el premio extraordinario de su promoción, le apasionó; hizo un máster en gestión empresarial y ahora es titular de una farmacia en la calle García Noblejas de Madrid. Si hay algo de sensacional en esta noticia es precisamente su protagonista el Dr. Vega, y si hay algo deleznable es que haya usado solo el titular para descalificarle”.

Seguiremos informando…

EXCLUSIVA La Agencia Española de Medicamentos se persona contra Trébol por presunto tráfico ilegal de medicamentos

EXCLUSIVA La Agencia Española de Medicamentos se persona contra Trébol por presunto tráfico ilegal de medicamentos - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Son varios los farmacéuticos que llevan años denunciando ante las autoridades competentes y ante sus máximos representantes colegiales las presuntas ilegalidades que cometen los tres socios de la cadena de farmacias Trébol –José Luis Granda, Esther Murias y Fernando Vélez- desde las 24 farmacias que el Grupo gestiona en Madrid y Castilla-La Mancha. Los delitos comprenderían desde falsificación de firmas y fraude a la Seguridad Social hasta tráfico ilegal de medicamentos, lo que supone un grave atentado contra la salud pública, ya que muchas farmacias quedan desabastecidas. Sin embargo, esta circunstancia no ha sido suficiente para que el Colegio de Farmacéuticos de Madrid, la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid o el mismísimo Ministerio de Sanidad intervengan. Hasta ahora.

Las noticias publicadas por prnoticias.com en la sección “El trébol de la suerte” han hecho saltar todas las alarmas en la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS). A través de un comunicado remitido esta misma semana a una profesional farmacéutica que lleva desde el año 2012 inmersa en batallas judiciales contra Farmacias Trébol SL, la directora de la AEMPS, Belén Crespo, indica que ha solicitado a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid y al Ministerio de Sanidad que cursen oficio contra Trébol en las dos causas penales abiertas por presunto tráfico de medicamentos.

“[…] además de cursar oficio a la Comunidad de Madrid solicitando la investigación de los hechos por motivo de su competencia, hemos remitido con fecha 22 de junio de 2016 oficio a la Abogacía del Estado del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad solicitando su personación en representación de la Agencia en las Diligencias Previas 5008/2012 que se siguen en el Juzgado de Instrucción nº6 de Madrid y en las Diligencias Previas 1764/2014 que se siguen en el Juzgado de Instrucción nº46 de Madrid”.

Trebol trafico de medicamentos AEMPS

El comienzo de una batalla judicial por tráfico ilegal de medicamentos

La batalla judicial de la farmacéutica Ana María Domínguez contra los supuestos cabecillas de esta trama de tráfico de medicamentos comenzó en el año 2012 con una denuncia ante el Juzgado nº6 de Madrid. El diario digital OKDIARIO se hacía eco en un artículo, publicado en noviembre de 2015, en el que informaba de la imputación de diez personas de la familia Granda, de la asombrosa pasividad del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, que ni siquiera se había dignado a abrir un expediente sancionador contra los socios de Trébol, y de las palabras con las que Trébol defendía su inocencia.

En dicho artículo, José Luis Granda admitía que el procedimiento judicial estaba en marcha y que se habían producido registros policiales en los almacenes del Grupo. Calificaba la cuestión de “venganza personal” y lo achacaba a un conflicto respecto a la propiedad de la farmacia que regenta la denunciante. “Fuentes de Trébol indican que existe ‘una persecución por medio del chantaje’ de la supuesta afectada para ‘quedarse con una farmacia que no es 100% suya’, ya que la mitad del capital es de una ex directiva de Trébol, a la que ahora ‘no se le permite entrar en la farmacia’”, recogía OKDIARIO.

No fue hasta diciembre de 2015 cuando se presentó la denuncia pertinente en el registro de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. En dicho documento, Ana María Domínguez advierte de todas las presuntas ilegalidades de las que ha sido testigo desde que, a finales del año 2010, se convirtiera en farmacéutica co-titular de una de las farmacias gestionadas por el Grupo Trébol. Entre estas infracciones destaca la distribución de los pedidos desde un almacén de Trébol sin tener licencia de distribuidor o la realización de pedidos de medicamentos a laboratorios realizados mediante acceso remoto a los equipos informáticos de las diferentes farmacias y su posterior borrado.

Todos los detalles del modus operandi de Trébol, contados por su informático

Estos últimos hechos que declara Ana María Domínguez podrían relacionarse con el testimonio que dejó reflejado el informático de Trébol en la demanda por extinción de relación laboral que interpuso contra Trébol en octubre de 2012. Enrique Barral Carro subraya: “El Director General nos ha comentado que en el último año, colectiva o simultáneamente, a las tres personas del departamento de informática, que para implementar la eficacia del sistema se iba a probar el borrado de líneas de ingreso o ventas de la contabilidad de cada una de las farmacias asociadas”.

“Lo que significa que, amén de un presunto delito fiscal en concurso con un presunto delito de falsedad en documento mercantil, respecto de los cuales también se está preparando la correlativa querella criminal, los balances trimestrales y las cuentas anuales no reflejan en absoluto la imagen fiel de la realidad de la empresa”, continúa el informático que fue despedido el 19 de septiembre de 2012.

En su demanda desvela el modus operandi del Grupo. “Ya que, como mercantil, no puede comprar directamente a los laboratorios, por no tener licencia de farmacia, es el titular de una de las farmacias asociadas a la mercantil quien hace los pedidos en un volumen que sirva para abastecer a todas las oficinas de farmacias asociadas a Trébol, a un precio más competitivo por ser más barato si se compran medicamentos en mayores cantidades. Y puesto que la venta de la farmacia inicial a cada una de las farmacias asociadas tampoco es legal, por carecer de licencia de distribución, es la mercantil, Farmacias Trébol SL la que vende, igualmente sin licencia, a cada una de las farmacias asociadas. Los productos farmacéuticos así distribuidos, que son sólo una parte de los que adquieren cada una de las farmacias asociadas, dan lugar a un tráfico ilegal y a una contabilidad paralela, en negro, que es la que sirve luego para hacer pagos en metálico y fuera de nómina a los empleados”.

El “picking”, un almacén para recibir y entregar los medicamentos

En sucesivos correos electrónicos enviados por Esther Murias y Fernando Vélez, se habla del “picking”. Ellos mismos confiesan que se trata de un almacén de medicamentos en el que se reciben los pedidos que se realizan desde once de las veinticuatro farmacias del Grupo: Retiro, Pirámides, Mediterráneo, Guadalajara, Velázquez, Monforte, España, Betanzos, Delicias y Eloy. Y se ubica en la planta baja de la farmacia que Trébol gestiona en la Avenida de Betanzos, 61. La farmacéutica titular de esta oficina de farmacia es, nada más y nada menos, que Esther Murias.

Trebol Picking

 

Trebol Picking 2

En un email posterior, del 3 de enero de 2011, Esther Murias describe el modo en el que se hará el pedido de los medicamentos y su recogida en las farmacias de Fredy y Luis, los transportistas del almacén ilegal de Trébol.

Picking 3

Picking 4

Las facturas de CINFA que ponen contra las cuerdas a Farmacias Trébol

Fue en mayo de 2016 cuando Ana María Domínguez amplió la documentación presentada ante la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Aportó las pruebas que evidencian la implicación de Trébol en este presunto delito de tráfico de medicamentos: comprometedores correos electrónicos que ponen al descubierto los tejemanejes de la plana mayor de Farmacias Trébol y facturas detalladas de los pedidos de medicamentos realizados a laboratorios Cinfa, Kern-Pharma, Normon y Uriach que fueron borrados de los equipos informáticos de la farmacia y que nunca llegaron al establecimiento.

La farmacéutica Ana María Domínguez se percató del asunto el pasado 5 de abril de 2016 cuando, en respuesta a un pedido que había realizado desde el ordenador de su farmacia, recibió un correo del Delegado de Ventas de Laboratorios Cinfa en Madrid en el que le solicitaba que le confirmara la dirección de envío a la que debían ser enviados los productos: ¿En la farmacia ubicada en la calle Alcalá 98 o en el edificio ubicado en Avenida de Betanzos 61? Sorprendida por este hecho, la farmacéutica solicitó las facturas de los medicamentos que, desde Cinfa, hubieran sido entregados en la Avenida de Betanzos, 61, el lugar en el que Farmacias Trébol tiene su “picking”.

Trebol dos direcciones de envio CINFA

En dichas facturas, de las que no consta ningún cargo en las cuentas de la farmacia ni pedidos en todo 2011 desde los ordenadores de este establecimiento, se puede observar que los pedidos se hacían a nombre de la farmacia ubicada en la calle Alcalá 98 de Madrid, pero en la parte inferior de la factura se indica como dirección de envío la farmacia de Avenida de Betanzos o Alliance Healthcare. Pero además, llama la atención de que la mayoría de medicamentos que aparecen son psicótropos. En cuanto a la dirección de correo electrónico de contacto, aparece la de Beatriz Padilla, responsable de compras de Farmacias Trébol S.L.

Trebol CINFA

Otras facturas irregulares enviadas por laboratorios españoles

Las irregularidades que advirtió Ana María Domínguez en las facturas solicitadas a Cinfa se repiten en los documentos que la farmacéutica requirió en otras compañías farmacéuticas. Así, en las enviadas por Laboratorios Normon, Esteve o Uriach aparecen las mismas anomalías: facturas que son cargadas a la cuenta de la farmacia, pero entregadas en Alliance Healthcare-G.Trébol. En los archivos que hicieron llegar desde Laboratorios Kern Pharma aparecen nuevas direcciones en las que los pedidos de psicótropos han sido servidos, como Calle Velázquez 30 o Farmacen S.A. No obstante, el importe sí aparece cargado en la cuenta de la farmacia. Lo mismo ocurre con los medicamentos solicitados a Laboratorios Stada. En las facturas se hace constar que el destinatario de las mercancías fue el almacén de ALLIANCE-MÓSTOLES.

Según la legislación vigente, los medicamentos pedidos a nombre de la farmacia sólo pueden entregarse en la farmacia y en ningún sitio más. Y en caso de que el laboratorio enviase los medicamentos al distribuidor, como son algunos de los casos, tiene que facturárselos al distribuidor, y éste a la farmacia que los solicite.

Trebol ALLIANCE

Seguiremos informando…

El informático de Trébol reconoce graves ilegalidades en las farmacias del grupo

El informático de Trébol reconoce graves ilegalidades en las farmacias del grupo - 5.0 out of 5 based on 1 vote

Su trabajo no consiste en desarrollar una página web, en adaptar la red informática de la compañía a sus necesidades de negocio o en crear una aplicación para que los responsables de la misma puedan acceder desde cualquier lugar a los sistemas de información de la entidad. En un mundo en el que pocos aspectos de la actividad administrativa o empresarial escapan de las garras de la digitalización, los informáticos se han convertido en las personas que mejor conocen los entresijos de cualquier empresa. En sus manos están los sistemas de administración, los programas de facturación, la gestión de delicadas bases de datos o incluso los emails confidenciales que envía o recibe la alta dirección.

Por ello, a la hora de contratar a uno de estos expertos, a las empresas no les basta con que demuestren una formación informática sólida en lenguajes y sistemas. A menudo se declinan por personas que les transmitan seriedad y, sobre todo, confianza. Quizá eso fue lo que impulsó a Farmacias Trébol S.L. a incorporar a Javier Portillo a su plantilla. Su hermana, María Amparo Portillo, directora de Recursos Humanos de la compañía desde septiembre de 2001, habría dado muy buenas referencias de él para favorecer que los directivos de Trébol, José Luis Granda, Esther Murias y Fernando Vélez, consideraran ficharle por encima de cualquier candidato. Así ocurrió.

Javier Portillo comenzó a trabajar en el departamento de informática de Farmacias Trébol en enero de 2002 y en marzo de 2005 contrató a Enrique Barral para que le apoyara en sus responsabilidades. Tanto el uno como el otro mantenían reuniones semanales con la cúpula directiva para definir la estrategia y convenir los asuntos propios de su departamento, por lo que conocían a la perfección los tejemanejes del grupo. De las presuntas prácticas ilegales llevadas a cabo por Farmacias Trébol dejó constancia, con todo lujo de detalles, el informático Enrique Barral en la “Demanda por extinción de la relación laboral” que interpuso contra esta sociedad mercantil con fecha de octubre de 2012.

Enrique Barral fue despedido el 19 de septiembre de 2012 después haber prestado sus servicios a Farmacias Trébol durante siete años. En sus reclamación no solo acusa a Farmacia Trébol de cometer graves delitos fiscales y a la seguridad social en los que deberían intervenir la Agencia Tributaria o la Inspección de Trabajo, como llevar una contabilidad paralela en una empresa en Talavera de la Reina o de realizar pagos en B. Asegura que el planteamiento de negocio de Farmacias Trébol vulnera lo dispuesto en la Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios. Enrique Barral habla de tráfico de medicamentos y compras en bloque a laboratorios farmacéuticos.

“[...] Es el titular de una de las farmacias asociadas a la mercantil quien hace los pedidos en un volumen que sirva para abastecer a todas las oficinas de farmacias asociadas a Trébol a un precio más competitivo por ser más barato si se compran medicamentos en mayores cantidades. Y puesto que la venta de la farmacia inicial a cada una de las farmacias asociadas tampoco es legal, por carecer de licencia de distribución, es la mercantil, Farmacias Trébol S.L. la que vende, igualmente sin licencia, a cada una de las farmacias asociadas. Los productos farmacéuticos así distribuidos, que son solo una parte de los que adquieren cada una de las farmacias asociadas, dan lugar a un tráfico ilegal, y a una contabilidad paralela, en negro, que es la que sirve luego para hacer pagos en metálico y fuera de nómina a los empleados”.

Seguiremos informando...

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas , consulte nuestra política de cookies. Acepto las cookies de este sitio.Acepto