jueves, 7 julio, 2022

El ‘nuevo’ plan de Cebrián para Prisa: la única prioridad es salvar Santillana, la SER y los diarios

José Luis Sáinz lo tiene claro: Prisa no es viable tal y como la conocemos. De hecho, las últimas cuentas de 2014 reflejan que pese al crecimiento de la publicidad, de reducir su deuda y de desprenderse de Digital Plus sus principales empresas están aún muy lejos de ganar dinero. En este complejo escenario sin mucho margen para seguir recortando costes, la orden de Cebrián es quedarse sólo con los prioritario: Santillana, las Radios y los diarios (‘El País’, ‘AS’ y ‘Cinco días’). El resto de empresas están todas en venta o disolución.

 

 

La semana pasada publicábamos en exclusiva el desguace de Prisa Revistas, la editora de publicaciones no periódicas de Prisa. La orden, como publicamos hace cuatro días, era intentar ceder la gestión de sus revistas para realizar un cierre ordenado de la compañía reduciendo su estructura a la mínima expresión para quedar como una filial de apoyo a los suplementos de los diarios de Grupo.

 

El viernes por la mañana los directivos de la compañía se reunieron con miembros de la plantilla para transmitirle que nuestras informaciones ‘eran falsas’, aunque realmente no desmintieron ninguna de las operaciones que tienen en marcha para desmontar la compañía ni para intentar vender sus revistas. La empresa está en práctica disolución, algo que no se confirmará oficialmente hasta que no esté decidido el destino de la plantilla.

 

Con todo, este cierre es sólo una parte del ‘plan maestro’ de Juan Luis Cebrián y su consejero delegado José Luis Sáinz para salvar la empresa en el comienzo de 2015. El objetivo es quedarse sólo con lo ‘esencial’ para recortar gastos de manera brutal en el resto de la empresa. Sólo sobrevivirían a este ajuste en el medio plazo Santillana –actualmente la máquina de hacer dinero del grupo-, las Radios y los diarios ‘El País’, ‘AS’ y ‘Cinco Días’.

 

Esto significa además dejar en mínimos empresas auxiliares como la propia Prisa Revistas, Prisa Brand Solutions o Presspint. La primera tiene en venta todas sus publicaciones, mientras que la segunda ha cambiado su cúpula directiva hace unas semanas después de realizar una decena de despidos. Peor lo tiene la imprenta Pressprint que desde febrero tiene en marcha un ERE al 20% de su plantilla.

 

La justificación de la compañía es que ya no se pueden hacer más recortes en las grandes empresas. Santillana es rentable por lo que no es aconsejable modificar su estructura, mientras que ‘ASya realizó despidos hace unos meses incluso ganando dinero. ‘El País’ perdió 26 millones de euros, pero su estructura está tan ajustada que se hacen imposibles nuevos despidos. Por su parte, en la SER parece que hay una tregua tras despedir a unos 80 empleados desde marzo del año pasado.

 

Prisa registró pérdidas de 2.263 millones de euros en 2014 por el impacto de la depreciación de los activos de Digital Plus tras su venta a Telefónica, operación que está pendiente de la autorización de la CNMV. Unos resultados que además reflejaron las dificultades de la empresa para mejorar ingresos al margen de Digital Plus. Es verdad que han reducido su deuda y se han quitado el lastre de su operadora de televisión, pero sus ingresos cayeron un 6,2% y su EBITDA se redujo un 29%. El EBIT se redujo también un 71%.

 

Con estos números y considerando la caída del negocio en Latinoamérica se hace prioritario comenzar a cerrar negocios. Los ajustes ya no valen.

 

Seguiremos informando…

 

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.