miércoles, 5 octubre, 2022

Donald Trump se reconcilia con la prensa conservadora

El único candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos ha comenzado a rebajar el tono de su discurso, salvo en los que a los inmigrantes se refiere. Y es que el multimillonario sigue apuntando a que Norteamérica podría sufrir un nuevo ataque, por parte de “gente que está viniendo a nuestro país ahora”, reafirmando su postura sobre la falta de control en las fronteras y en la necesidad de un muro en los límites con México. Unas palabras que han quedado ensombrecidas debido a una nueva estrategia política en la que Donald Trump ha comenzado a enmendar algunos de sus errores del pasado.

Especialmente en lo que a la prensa se refiere. Es por eso que Donald Trump ha enterrado el hacha de guerra con Megyn Kelly, tras nueve meses de batalla dialéctica con la presentadora del canal de televisión Fox. Todo comenzó el pasado agosto durante un debate entre los aspirantes del Partido Republicano, cuando la periodista destacó el trato del empresario hacia las mujeres, a las que llama “cerdas gordas, perras, desaliñadas y animales asquerosos” si no son de su agrado. “¿Le parece a Usted que ese es el temperamento adecuado para alguien que quiere ser elegido presidente de Estados Unidos?” le preguntó Kelly al comienzo del debate.

En ese momento estalló una guerra, en la que el empresario calificaba a Kelly como “buenorra” o “loca” y considerándose una víctima por los ataques recibidos durante su intervención. Hizo un llamamiento para boicotear su programa a través de las redes sociales: “Todo el mundo debería boicotear el show de Megyn Kelly (…) Ella está enferma, y es la persona más sobrevalorada en la televisión”, además de negarse a participar en un debate moderado por la presentadora el pasado enero antes de la celebración de los caucus de Iowa. Pero todo aquello quedó atrás el martes por la noche, cuando Donald Trump accedió a ser entrevistado por la periodista de Fox News.

Fox News se rinde ante Donald Trump

El escenario elegido fue el despacho del magnate, donde se produjo un encuentro “amigable” en el que intentó mostrar el lado desconocido del político, con cuestiones superficiales como sus gustos literarios o cinematográficos. En el ámbito político, Megyn Kelly preguntó a Donald Trump sobre sus errores durante su campaña política, a lo que él contestó que “hay declaraciones que podría no haber hecho”. El empresario no dio su brazo a torcer respecto a los comentarios sobre la única mujer aspirante a la candidatura republicana, Carly Fiorina o no acordándose de los insultos proferidos a la propia presentadora. “Podría haber hecho alguna cosa diferente (…) pero en general estoy contento con el resultado, y creo que si no me hubiera comportado como lo hice, no habría tenido éxito” señaló al término del programa.

La entrevista de Donald Trump evidencia el nuevo posicionamiento de uno de los medios de comunicación más conservadores. Es el caso de News Corporation, propiedad del todopoderoso Rupert Murdoch, que ha decidido apoyar al único aspirante republicano que queda en pie para enfrentarse a la más que probable candidatura de Hillary Clinton. Se trata más bien de un quid pro quo en el que el multimillonario puede ofrecer su lado humano y redimirse ante la periodista favorita de la derecha estadounidense, mientras Fox News consigue recuperar a la audiencia que había desaparecido por los ataques del showman al programa estrella del prime time de la cadena.

Seguiremos Información…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.