miércoles, 20 octubre, 2021

¿Qué aciertos y errores han marcado la comunicación del Gobierno en los 100 días de Estado de Alarma?

Después de 100 días de estado de alarma es momento de analizar los aciertos y errores que han marcado la estrategia de comunicación del Gobierno. El gobierno “ha jugado su partido” en una situación muy complicada. Ha intentado mantener el mayor control posible, ha tratado de marcar la agenda informativa (aunque lo ha conseguido solo en algunas ocasiones), y ha basado su comunicación en lanzar un mensaje de fuerza y unidad, contra un enemigo común (el coronavuris), implicando a la ciudadanía de forma activa (“Salimos más fuertes”), destaca Eduardo González Vega, profesor en la Facultad de Comunicación de la Universidad Camilo José Cela (UCJC) y director de La Revista de ACOP.

Eduardo González Vega  destaca que el gobierno ha tenido más errores que aciertos en su comunicación. “El fallo más importante ha sido el de no transmitir certezas y confianza en un escenario de gran incertidumbre. En un primer momento parecía que viviríamos una situación que ha distado mucho de la realidad, posteriormente el ejecutivo ha mostrado muy poca seguridad en su actuación (rectificaciones políticas, retrasando comparecencias y cambiando horarios de las mismas, filtrando preguntas de los periodistas…), y finalmente ha generado un problema grave con la confirmación de las cifras de fallecidos, quedando en una situación delicada ante la opinión pública” añade.

“El fallo más importante ha sido el de no transmitir certezas y confianza en un escenario de gran incertidumbre”

Por otra parte, Gonzalez revela que ha habido otros aspectos críticos que han marcado la comunicación del Gobierno, “la división mostrada en el gobierno, la actuación de Marlaska o el acuerdo con Bildu, pero que en esta época de espectacularización de la política y polarización no han desgastado a Pedro Sánchez tanto como se podía esperar. También se han cometido errores técnicos en las comparecencias del presidente, que se presentaban como una oportunidad, pero la ejecución de las mismas no permitiría aprovecharla (demasiado largas y con mensajes poco efectivos, algo que también podría ser estratégico, argumentando que Sánchez daba la cara)”.

En cuanto a los aciertos, Eduardo Gonzalez considera que sí tuvo éxito mostrar a portavoces técnicos en las comparecencias (pese a algún error puntual), evitando el desgaste de los políticos y mostrando a la ciudadanía unos perfiles que representan a instituciones muy bien valoradas por la sociedad, buscando generar mayor confianza. También han sido aciertos para el propio gobierno la generación de debates paralelos (fake news y desinformación, por ejemplo) y, sobre todo, conseguir que la oposición no haya conseguido mostrar un liderazgo potente y alternativo en esta situación (ha sido el mayor acierto para el ejecutivo).

Rueda de Prensa Pedro Sánchez. Foto: Moncloa

“La comunicación del gobierno ha sido deficiente durante esta crisis”

Durante estos 100 días Iván Redondo y su equipo de comunicación idearon una estrategia basada en continuas intervenciones por parte del Presidente del Gobierno. Desde la Secretaría de Estado de Comunicación afirman que nunca antes un Gobierno había comunicado tanto.Que haya comunicado mucho no quiere decir que lo haya hecho bien, y tampoco que haya transmitido a la ciudadanía lo que se necesitaba. Parece más una excusa justificativa que una realidad. La comunicación del gobierno ha sido deficiente durante esta crisis”

Eduardo González considera que el gobierno se ha equivocado, con un exceso de intervenciones que no aportaban valor, sin tener mensajes claros que lanzar a la ciudadanía. “Si se hizo estratégicamente, para argumentar después, como parece, que Sánchez da la cara y justificarlo con el número de intervenciones, personalmente considero que es un error. Más que hablar de si sale mucho o poco ante los medios, el debate técnico es si las comparecencias son lo que el país necesitaba y si fueron efectivas. Y el debate político, sobre si el gobierno gestionaba bien o mal. Por eso, estratégicamente puede ser de utilidad, pero sería, una vez más, cortoplacismo. Insisto, en comunicación cantidad no es igual a calidad” explica el profesor.

En este sentido, González afirma que Pedro Sánchez ha jugado el papel personal de superviviente. Políticamente, alimentando la polarización, considerando que le beneficia. En situaciones como esta hay liderazgos que dan un paso adelante y se revalorizan, mientras que la imagen de otros se deteriora. Por ejemplo, hemos visto como la imagen de Martínez-Almeida ha salido muy reforzada, pero la de Pedro Sánchez ha salido dañada. Otra cosa es que vaya a tener coste político o no, porque hay un perfil de votante de izquierdas que puede criticar al gobierno en su gestión de la pandemia, pero que en este escenario polarizado volvería a votarle.

La ‘nueva normalidad’ y la política de superviviencia

¿Qué línea política que está marcando Iván Redondo?, “Es una línea que depende de la situación del gobierno, con un número de diputados bajo, un socio de gobierno del que no parece fiarse, y con una necesidad de apoyos alta. Va sobreviviendo a su siguiente urgencia, y eso no permite el desarrollo de un gobierno con un plan estratégico potente para el país. Por ello, para sustentar su posición de debilidad juega a un escenario de corto plazo, intentando consolidar ese bloque polarizado de izquierda-derecha, con la ventaja aritmética que eso le proporciona” afirma el profesor.

Seguiremos Comunicando…

Grandes empresas

La revolución de Internet de las cosas

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.