lunes, 1 marzo, 2021

Almeida tira de argumentario oficial en su estreno como portavoz del PP

Obediente, sin salirse del guión y repitiendo el argumentario oficial de Génova. Así se ha estrenado José Luis Martinez Almeida como portavoz del PP ante los medios de comunicación.

El alcalde de Madrid, convertido en número tres de la formación por obra y gracia de Pablo Casado, ha lidiado con la actualidad informativa en las entrevistas con medios de comunicación sin salirse un milímetro del cerco establecido. Balones fuera cuando se le pregunta por la destitución de Cayetana Álvarez de Toledo, que ha dado lugar a su nombramiento, y regates en sus afirmaciones sobre los temas más controvertidos.

Almeida ha repetido las palabras de Casado como buen alumno de la escuela del PP, no vaya a ser que por salirse del guión le rebajen en el escalafón, ahora que ha conseguido ser el número tres del partido.

El alcalde, aventajado negociador, tiene ahora un papel esencial en Génova. Sobre él recae la responsabilidad de trasladar los mensajes del PP y lidiar con las preguntas complicadas, de poner la cara y zafarse de la quema que supone la portavocía.

En el cuartel de los populares dan por hecho que Almeida es la mejor opción para el puesto: tiene buena imagen entre los periodistas, los medios alaban su gestión, es hábil, y, ya no utiliza el lenguaje como cuando atacaba a Manuela Carmena desde la oposición.

Aquellas palabras gruesas, el lenguaje “Cayetanero” que manejaba en los plenos del Ayuntamiento de Madrid cuando ejercía de portavoz del PP en la oposición han dado paso a una oratoria claramente institucional.

Sin embargo, hay quien ve en su ascenso una prueba de fuego, un regalo envenenado de Casado. Y es que ponerse el gorro de alcalde y utilizar las declaraciones para posicionarse como el regidor de España, no es lo mismo que defender los vaivenes del partido o atacar a los adversarios políticos.

Almeida, siempre correcto con el poder, tendrá que hacer juegos malabares para conjugar ambos perfiles: el del conciliador alcalde y el de portavoz de los populares. Hasta ahora, ese equilibrio lo sabe hacer Feijoo, el líder de los barones del PP. Y no precisamente siguiendo el argumentario. Al contrario, es él quien lo impone, como en el caso del veto a Cayetana en la campaña de las gallegas. Almeida no se atreverá a discutir una línea de lo que le manden, pero caerá muy bien a los periodistas. Y con eso, a los de Génova les es más que suficiente. Por el momento.

Seguiremos Informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.