viernes, 27 enero, 2023

ALERTA SANITARIA

Un brote de gripe aviar en una granja de visones de Galicia pone en alerta a los virólogos

SEGÚN SE SABE EL BROTE PUDO LLEGAR A TRAVÉS DE AVES SILVESTRES 

Los visones de esta granja se criaron en un edificio parcialmente abierto en el que pudieron estar en contacto con las aves, según una reciente investigación

Según ha concluido una reciente investigación, el brote de gripe aviar que se detectó en una granja de visones americanos en Galicia a finales del pasado año pudo llegar, procedente de aves silvestres, ya que antes se había detectado el virus en numerosas especies de aves marinas en diferentes lugares de Europa, incluida España. Unos resultados que han sido adelantados por el diario El Faro de Vigo y se han publicado en la revista europea sobre vigilancia, epidemiología, prevención y control de enfermedades infecciosas Eurosurveillance, tras analizar este brote de gripe aviar “altamente patógena”.

Así, en un contexto en el que la epidemia de gripe aviar más dañina de la historia, que ha obligado a sacrificar 50 millones de aves en Europa, el estudio arroja luz sobre uno de los brotes registrados más temibles, ocurrido en España. A principios de otoño, aparecieron gaviotas y alcatraces muertos por la gripe aviar en las costas gallegas y días después, comenzaron a morir visones americanos con neumonía hemorrágica en la granja de Carral, a pocos kilómetros de La Coruña. El virus se transmitió entre estos animales, y su tasa de fallecimientos se situó en el 4,3% en una semana. El 18 de octubre, la Xunta de Galicia ordenó el sacrificio de los 52.000 visones de esta explotación peletera.

Ahora bien, desde que comenzaron a detectar estos primeros casos en Galicia, hay 29 focos notificados, todos ellos en aves silvestres. Desde la consejería gallega de Medio Rural han confirmado a EL MUNDO que los últimos cuatro casos se detectaron en los primeros días de enero, y fueron notificados al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), a través de la Red de Alerta Sanitaria Veterinaria. En concreto, fueron identificados en cuatro ejemplares de gaviotas afectados por influenza aviar de alta patogenicidad (IAAP), confirmados por el Laboratorio Central de Veterinaria de Algete (Madrid). 

La alerta, viene en parte debido al papel de los visones y es que estos, como aseguran los expertos, están en el centro de la alerta. Estos animales pueden contagiarse tanto de gripe aviar como de la gripe humana, lo que les convierte en «una coctelera», según los autores de la investigación. En el caso gallego, los visones se han contagiado con el virus de la gripe aviar A(H5N1), “altamente patógeno”.

Ante tal preocupación, desde el departamento gallego de Medio Rural destacan que la detección reciente de gaviotas infectadas, aves más ubicuas y de hábitos más terrestres que los alcatraces, supone un aumento en el nivel de riesgo de aparición de la enfermedad en las aves domésticas, por lo que insisten en la necesidad de reforzar las medidas de bioseguridad en las explotaciones avícolas, de cualquier tipo, tanto comerciales como particulares, especialmente aquellas destinadas a evitar el contacto con aves silvestres. Y, recomiendan también llaman intensificar la vigilancia de cualquier signo de enfermedad tanto en explotaciones avícolas como en aves silvestres, notificando la sospecha a los servicios veterinarios oficiales.

En el caso concreto de los visones de la granja de Carral, se detectó tras la aparición en la granja de animales enfermos con sintomatología respiratoria, y una vez confirmado un incremento anormal de la mortalidad de los animales. Se localizaron dos casos positivos a la influenza La (H5N1) y 51.986 animales -8.369 hembras reproductoras y 43.617 crías destetadas- que, como ya se ha mencionado, acabaron siendo sacrificados. Por precaución, también se eliminaron los materiales susceptibles de convertirse en una fuente de contagio.

Sospechas y detección posterior

Las sospechas se desataron cuando en octubre del pasado año se detectó un aumento de la mortalidad en la granja de visones americanos situada en el municipio de Carral, en la provincia de A Coruña, que albergaba entonces casi 52.000 animales que se alimentaban con pescado crudo y subprodutos avícolas. Los datos de la investigación revelan que todas las granjas avícolas y mataderos que suministraban esos subproductos avícolas estaban también en Galicia, pero que, sin embargo, no se han notificado brotes de gripe aviar en aves de corral en Galicia.

Los visones estaban alojados en jaulas de malla de alambre que proporcionaban protección superior a los animales pero no un refugio total a los lados, y los investigadores han determinado que las aves silvestres han podido desempeñar un papel importante en la introducción del virus en la granja ya que los visones se criaron en un edificio parcialmente abierto en el que pudieron estar en contacto con las aves marinas.

De hecho, el genotipo del virus que se ha diagnosticado en numerosas especies de aves marinas de toda europa es el mismo que se detectó en alcatraces y gaviotas en Galicia (en las costas de A Coruña y Lugo) semanas antes de producirse el virus en esta granja de visones. Y es que, la alerta no ha sido solo en España, con anterioridad, el mismo genotipo del virus ya se había identificado en numerosas aves silvestres en los Países Bajos, en Bélgica y en Francia, además de un brote de pollo y en un zorro en Bélgica.

En la granja trabajaban doce personas, once de las cuales habían estado en contacto con los animales y habían participado en las actividades de sacrificio, pero tras la realización de muestras y análisis todos dieron negativo, aunque para evitar mayores riesgos se les aplicó un régimen de semicuarentena destinado a evitar cualquier contacto con otras personas durante diez días desde su último contacto con los animales o con las instalaciones de la granja.

En esta línea, los hallazgos científicos sugieren que el virus pudo ser introducido por aves silvestres, pero que después ocurrió una transmisión entre los propios visones en la granja afectada, por el creciente número de animales infectados tras la confirmación de la enfermedad y su progresión desde el área inicialmente afectada a toda la explotación. En cambio, el estudio no ha logrado saber la fuente del brote, que sigue siendo desconocida.

Ante tales hechos, los investigadores han sugerido la importancia de fortalecer la cultura de la bioseguridad y la bioprotección en este sistema de cría de visones de granja destinados a la industria peletera, así como promover la implementación de programas de vigilancia para los virus de la gripe A y otros patógenos zoonóticos a nivel mundial. Estas intervenciones son fundamentales para prevenir el contacto entre los visones y los animales silvestres, y para controlar los eventos de transmisión de enfermedades de los visones a los trabajadores, han señalado.

Seguiremos informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.