viernes, 21 enero, 2022

EL TRABAJO SE HA PUBLICADO EN LA REVISTA JOURNAL OF ENVIRONMENTAL CHEMICAL ENGINEERING

¿Es efectivo el ozono como desinfectante contra la COVID-19? Un estudio dice que sí

LOS INVESTIGADORES HAN DESARROLLADO UN MODELO NUMÉRICO QUE ESTIMA LA CONCENTRACIÓN DE OZONO NECESARIA PARA CUMPLIR CON LOS CRITERIOS DE DESINFECCIÓN

El estudio lo ha llevado a cabo un equipo del ITQ (UPV-CSIC), el Departamento de Ingeniería Química y Nuclear de la UPV, Hydrens, una pyme de base tecnológica de la Universitat Jaume I (UJI) de Castelló y el IATA, con la financiación de las empresas valencianas LIC y Vareser.

Un estudio reciente demuestra la efectividad de la ozonización como un proceso de desinfección válido frente al SARS-CoV-2 y otros virus en transporte público. Se trata de un trabajo desarrollado por un equipo de la Universitat Politècnica de València (UPV), el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universitat Jaume I de Castelló (UJI), Hydrens –spin-off de la UJI- y el Instituto de Agroquímica y Tecnología de los Alimentos (IATA-CSIC).

El trabajo se ha publicado en la revista Journal of Environmental Chemical Engineering y ha contado también con la colaboración de las empresas valencianas LIC y Vareser. El equipo de investigadores de Hydrens desarrolló un modelo numérico que estima la concentración de ozono necesaria para cumplir con los criterios de desinfección.

Para esto, los expertos han tenido en cuenta la geometría y volumen del espacio que hay que tratar, el tipo de materiales que se encuentra en su interior y su capacidad para absorber ozono y las características del sistema de impulsión-distribución utilizado.

Javier Navarro, investigador del Departamento de Ingeniería Química y Nuclear de la UPV, explica que “para determinar la cantidad de ozono necesaria, el modelo tiene en cuenta también las barreras con las que se puede encontrar el ozono (asientos, barras, asideros, etc.) y que provocan que el gas se descomponga al chocar contra ellas. Este ozono se pierde, con lo que es necesario también tenerlo en cuenta y sumarlo a la cantidad de gas necesaria para una correcta desinfección. Y es lo que conseguimos con nuestro modelo”.

El catalizador para la descomposición del ozono residual es clave

Este modelo se validó en diferentes pruebas, tanto en laboratorio como en vagones de metro y tranvía. En ellos se instaló un sistema de ozonización que iba inyectado progresivamente el gas hasta llegar a la concentración determinada por el modelo, así como un catalizador para la descomposición del ozono residual, evitando su emisión a la atmósfera.

Según Antonio Chica, científico titular del CSIC en el Instituto de Tecnología Química, “tras la desinfección, en el interior del vagón queda un ozono residual que hay que eliminar lo más rápido posible. Eso es lo que permite el catalizador que aportamos desde el ITQ. En las pruebas que hemos llevado a cabo, tras la aplicación del protocolo de desinfección desarrollado, teniendo en cuenta también nuestro modelo, se logra eliminar el ozono residual mediante su descomposición catalítica, dejando el interior del vagón libre de ozono y evitando su emisión a la atmósfera”.

A la hora de aplicarlo, el equipo explica que se debe realizar con los vagones vacíos, empezando con la inyección de ozono y terminando con la descomposición catalítica del ozono residual. Además, hacen hincapié en que emplear el ozono de esta manera permite desinfectar zonas que, con otros métodos, no sería posible.

+ de 21 AÑOS diciendo

Seguiremos informando…

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.