martes, 27 septiembre, 2022

BMW, primera prueba de choque con la intervención de los frenos

Tal y como informa la marca alemana, hasta ahora, la verificación de la seguridad en un vehículo se ha obtenido medio de pruebas de choque en las que se comprueban la integridad estructuras y los sistemas de retención en una situación en la que no se utilizan frenos. Por su parte, BMW ha puesto a prueba su Serie 5, que ha superado la prera prueba de choque que utiliza la intervención de los frenos.

Los procedientos de prueba del futuro tendrán que considerar el efecto de los sistemas de protección preventivos. En una reciente pricia mundial, el BMW 530d ha superado con éxito una prueba de choque que incluía la intervención de los frenos, en las instalaciones de la organización Deutscher KraftfahrzeugÜberwachungsVerein (DEKRA), en Neumünster, cerca de Hamburgo.

 

Hay que tener en cuenta que la colisión alcance es la causa de alrededor del 40% de todos los accidentes de tráfico con heridos en autopista. Para evitar este tipo de situaciones, algunos vehículos del segmento Premium como los BMW Serie 5 ya equipan sistemas de asistencia anticipada que ayudan a reducir el riesgo de este tipo de siniestros. ¿Cómo? Incluyendo, junto con el Control de Velocidad Activo, un sistema opcional que alerta en colisiones alcance e incluye una función de frenado que activa una situación de alerta en dos etapas.

 

En caso de una colisión potencial con el vehículo precedente, el conductor recibe una alerta prelinar medio de un símbolo luminoso con la silueta de un coche en rojo en el cuadro de instrumentos y en el Headup Display. Al mismo tiempo, el sistema de frenos se precarga y se reduce el umbral del nivel míno del asistente hidráulico de frenado. Esto asegura que, en caso de frenada de emergencia, la presión se consiga más rápidamente cuando el conductor pisa el freno, reduciendo así significativamente la distancia de frenado.

 

Si el peligro de colisión es realmente inminente, comienza la segunda etapa de la alerta de colisión. Aquí, el sistema activa una señal acústica además de la alerta visual. Si el conductor sigue sin reaccionar, el automóvil frena durante 1,2 segundos con una deceleración que no es máxa, lo que la velocidad ya se ha reducido antes de que el conductor accione los frenos, que ya están bajo presión.

 

Y es que, basándose en la información que prociona el radar del sistema de Control de Velocidad Activo, este sistema detecta cuándo una colisión ya no puede ser evitada. En este caso, una función automática de activación de emergencia de los frenos asegura que la velocidad de la colisión, de todos modos, se reduzca significativamente.

 

DE 64 A 40 KM/H

Basándose en las pruebas EuroNCAP, en las que el coche se aproxa a un obstáculo a una velocidad de 64 km/h e pacta contra él sólo con una parte del frontal, BMW ha demostrado cómo a esta misma velocidad y tras ponerse en marcha el mencionado sistema, la colisión contra el bloque se produce a una velocidad reducida de 40 km/h. Además, el automóvil colisiona en una posición ligeramente más ‘baja’ que en el caso de un choque sin el accionamiento de los frenos. Asismo, los ocupantes también adoptan una posición más adelantada.

Noticias recientes

Newsletter
Logo prnoticias

Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibirás nuestro boletín de noticias y contenido exclusivo.